Alex Cordaz y el nerazzurro, un círculo que se cierra

(Fuente: Inter.it).- Nacer el 1 de enero significa tener un número en tu destino, un número que te marcará a lo largo de tu vida, sobre todo si eres futbolista de profesión, rol de portero. La vida de Alex Cordaz de Vittorio Veneto es un círculo que comenzó a trazar desde niño, entre los postes de la portería, en ese papel que siempre es un poco ingrato: máxima responsabilidad, mínima satisfacción.

Vocación, personalidad, ganas de perseguir los sueños. Los cuales siempre han tenido dos colores, el negro y el azul, que empezaron a dibujar el círculo de Alex Cordaz. En 1999 entró al Sector Juvenil del Inter, donde Alex defendió la portería y ganó trofeos: la Copa Viareggio y el Primavera Scudetto, en 2002, con ese tricolor firmado por Obafemi Martins y Goran Pandev.

El 4 de febrero de 2004 el círculo de Cordaz comienza a adquirir rasgos más densos y definidos: la semifinal de la Coppa Italia, la del primer equipo. Francesco Toldo fue expulsado y Alex, al 19′ del segundo tiempo, con la camiseta número 71, debutó sustituyendo a Álvaro Recoba. Debutar en una semifinal, en un Juventus-Inter: esa sigue siendo el único partido de Alex Cordaz con la camiseta nerazzurra. 26 minutos más recuperación, gol de Marco Di Vaio, una tarjeta amarilla y un 2-2 en Turín.

Spezia, Acireale, Pizzighettone, Treviso, Lugano, Cittadella, Gorica, Parma y Crotone: las etapas de la carrera de Cordaz son muchas y distintas, siendo la última, la de Crotone, la más importante y significativa. Dos ascensos a la Serie A, una salvación, 110 partidos en la máxima categoría.

Ahora, para Alex, es hora de cerrar ese círculo. Las características son siempre las mismas, negras y azules. Han pasado 17 años desde aquel Juventus-Inter. Para Cordaz ha llegado el momento de ponerse los guantes y la camiseta, nerazzurra.