SE BUSCA UN VERDADERO 10 Y NO UN PORTADOR DE DORSAL…

Desde el 2010 el punto más frágil del Inter ha sido la posición de enganche, la sombra de Sneijder se sigue paseando por el Meazza ante una intensa niebla que no despeja la penumbra del tan ansiado número. Quien estuvo más cerca de cubrir la vacante fue Mateo Kovacic pero el tan repetido sacrificio anual neroazzurro le hizo hacer sus maletas y partir, lo que represento un duro golpe para la afición que veía salir de su once a quien a menudo se asociaba con Icardi en las tardes del calcio. Jovetic, Joao Mario y ahora Lautaro han sido los experimentos de técnicos que forman su esquema de juego en un laboratorio donde no tienen todas las herramientas que necesitan para alcanzar la fórmula del éxito.

El mercado Interista ha sido golpeado constantemente por un FPF que acorta cada año la lista de posibles fichajes, se han escuchado nombres como: James, Ericksen, Modric u Ozil entre otros grandes que no son solo portadores de dorsales; pero la realidad, siempre es la misma una escases de figuras consagradas sigue manteniendo al Inter sin despegar. Queremos y anhelamos las noches locas de vuelta tanto que hemos llegado a gritar Ausilio (no financiero) de forma desesperada… el resultado  ver como cada verano futuribles esperanzas colocamos en jugadores jóvenes que algunas veces se convierten en gratas sorpresas, pero mayormente se continua tirando al baúl dinero sagrado que a larga serviría para sanar la diferencia con la UEFA.